驴C贸mo convertirme en una mujer que incida en los dem谩s?
25 Sep, 2020
Mensaje del Gobernador, Julio 2020
26 Sep, 2020
Mostrar todo

Mensaje Presidencial, Septiembre 2020

El Intercambio de J贸venes de Rotary, uno de los muchos programas dedicado a los j贸venes y adultos j贸venes, fue la chispa que encendi贸 mi verdadero compromiso con Rotary. Mi esposa, Susanne, y yo comenzamos a recibir estudiantes de intercambio poco despu茅s de haberme afiliado a Rotary y la experiencia me ayud贸 a pasar de ser un simple socio a un verdadero rotario. Hoy, el Intercambio de J贸venes de Rotary es una fuerte tradici贸n en mi familia y en los 煤ltimos 24 a帽os hemos recibido a 43 estudiantes.

Desde el comienzo nos encant贸 el programa, adem谩s de recibir a los estudiantes en nuestro hogar, ayudamos a organizar los campamentos de verano para los estudiantes. Durante una de estas ocasiones, conoc铆 a Christine Lichtin, quien en ese entonces era estudiante de secundaria en Alemania y su padre hab铆a sido presidente de mi club. Me gustar铆a probar algo nuevo durante esta 茅poca de cambio y para ello le cedo este espacio, normalmente reservado para el presidente de Rotary, a Christine para que les cuente su historia.

Mi primer contacto con Rotaract sucedi贸 hace unos 13 a帽os, cuando participaba, junto a Susanne y Holger, en un asado para los j贸venes del campamento de verano. En esa ocasi贸n, Holger me dijo: “驴Por qu茅 no visitas un club Rotaract? Conocer谩s a muchos j贸venes fant谩sticos que se re煤nen para divertirse y marcar la diferencia”.

Unos a帽os despu茅s, cuando asist铆a a la Universidad de Tr茅veris, record茅 sus palabras y decid铆 intentarlo. Eso fue hace m谩s de ocho a帽os, y todav铆a estoy en ello. Una vez que te unes a Rotaract, no quieres salir. Rotaract me ha acompa帽ado a todas partes, empezando por el club de Tr茅veris y luego a un club en Bolonia (Italia), durante el a帽o que estudi茅 all铆. Durante mi estancia en Kiel para obtener mi maestr铆a, me afili茅 a Rotaract all铆 antes de unirme al Club Rotaract de Hamburgo-Alstertal al comienzo de mi carrera profesional. Cada uno de esos clubes tiene su propia identidad y enfoque, pero todos poseen la misma motivaci贸n intr铆nseca.

Ahora asumo el papel de asesora s茅nior en mi club Rotaract y realmente lo disfruto. Llevo a Rotaract en mi coraz贸n ya que da forma a mis valores, incluso cuando mis intereses evolucionan. Un d铆a, como si hubiera percibido esa evoluci贸n, Susanne llam贸 a mi puerta, porque quer铆a presentarme a un moderno y joven club Rotario que hab铆a ayudado a fundar y que se ubicaba entre Hamburgo y M枚lln, mi ciudad natal. Este era el Ciberclub de Hamburgo-Connect, cuyos socios tienen distintas edades y celebra reuniones muy relajadas y personales en l铆nea. Todo parec铆a encajar, as铆 es que pens茅, 驴por qu茅 no probarlo? Despu茅s de todo, el tiempo es precioso y se debe llenar con diversi贸n siempre que sea posible; el resto sucede por s铆 solo.

Ahora formo parte de ambos mundos, soy una orgullosa rotaractiana y rotaria. Mi peque帽a meta personal es construir un puente entre estos dos mundos. Todos nosotros tenemos razones muy similares para ser parte de la familia de Rotary.

Se necesit贸 algo de persistencia para convencer a Christine de que se hiciera socia de Rotary, pero vali贸 la pena el esfuerzo. Es nuestro deber convencer a los rotaractianos y a los participantes de los programas para j贸venes para que puedan mantenerse en la familia de Rotary. Espero que su historia les haya inspirado. Depende de cada uno de nosotros asegurarnos de que m谩s j贸venes como Christine vivan las muchas maneras en que Rotary abre oportunidades para nosotros y para quienes servimos.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.